lunes, 18 de septiembre de 2023

Emolientes para la prevención de la dermatitis atópica: hallazgos a 5 años del ensayo aleatorizado BEEP

1 | ANTECEDENTES 

La dermatitis atópica (sinónimo: eccema atópico, eccema) es un problema global que afecta 1 de cada 5 niños y 1 de cada 20 adultos. La prevalencia de la dermatitis atópica (DA) parece ir en aumento, en especial en las ciudades que experimentan desarrollo demográfico rápido. Los factores genéticos, como los genes que codifican para las proteínas de la barrera cutánea y las respuestas inmunológicas, parecen ser importantes, pero el aumento de la prevalencia con el tiempo, el mayor riesgo en familias más pequeñas y los estudios de migrantes sugieren que los factores ambientales también desempeñan un papel.

Si bien hay muchos tratamientos tópicos y sistémicos efectivos disponibles para la DA establecida, la prevención de la DA permanece difícil de alcanzar. La mayoría de las estrategias preventivas anteriores se centraban en la reducción de alérgenos durante el embarazo y la infancia con poca evidencia de beneficio. Existe cierta evidencia sobre el posible papel de los probióticos, pero aún no está clara la combinación exacta de cepas bacterianas y el momento adecuado, y cuestiones como la presentación de informes selectivos pueden impactar la base de evidencia.

El interés en el papel de una barrera cutánea defectuosa que precede al desarrollo de la DA llevó a la hipótesis de que el fortalecimiento de la barrera cutánea desde el nacimiento podría prevenir una serie de eventos que resulten en inflamación cutánea y establecimiento de la DA. El riesgo de dermatitis atópica se asocia con mutaciones en el gen que codifica la filagrina, una proteína que contribuye a la integridad de la barrera cutánea, lo que sugiere una barrera cutánea deteriorada como un defecto crítico en el desarrollo de la DA. La disfunción en la barrera cutánea comienza poco después del nacimiento, lo que hace que la mejora de la barrera cutánea sea un objetivo posible para la prevención de la DA al reducir la inflamación causada por irritantes y la sensibilización a través de la piel. La hipótesis “de afuera hacia adentro” sugiere que existe una interacción compleja entre las barreras epiteliales, los factores ambientales y el sistema inmunológico en el desarrollo de enfermedades alérgicas sistémicas como la DA.

La sensibilización alimentaria puede iniciarse a través de una barrera cutánea deteriorada, en especial en personas con DA, por lo que la prevención de la DA también puede prevenir el desarrollo posterior de alergia alimentaria. Además, si enfermedades asociadas, como asma y rinoconjuntivitis alérgica, siguen a la DA en individuos predispuestos en la llamada “marcha alérgica”, entonces también podría ser posible prevenir dichas comorbilidades al prevenir la aparición temprana de la DA con emolientes. Dos estudios piloto sugirieron una señal de eficacia para prevenir la DA al utilizar este enfoque. El motivo del estudio de seguimiento BEEP (Mejora de la Barrera para la Prevención del Eccema) fue realizar un ensayo controlado aleatorizado grande definitivo para evaluar si la aplicación diaria de emoliente en todo el cuerpo durante el primer año de vida podría prevenir la DA en niños de riesgo alto, en comparación con el cuidado estándar de piel. Los resultados para el desenlace primario de DA a los 2 años no mostraron ningún efecto protector del emoliente diario en el desarrollo de la DA (riesgo relativo ajustado 0.95 [intervalo de confianza [IC] de 95 %: 0.78 a 1.16], P = .61). Los resultados secundarios para la DA se realizaron de forma consistente con el resultado primario. Las infecciones de la piel reportadas por los padres eran más comunes en el grupo de emolientes durante el primer año (tasa de incidencia ajustada: 1.55; IC de 95 %: 1.15 a 2.09). Tampoco hubo evidencia de que el emoliente redujera el riesgo de alergia alimentaria (riesgo relativo ajustado 1.47; IC de 95 %: 0.93 a 2.33). Otros estudios encontraron resultados similares sobre el riesgo de DA, pero los hallazgos son controvertidos, y algunos estudios pequeños y revisiones sistemáticas informan efectos positivos.

El propósito del seguimiento de cinco años de los niños en el ensayo BEEP fue evaluar los efectos a largo plazo de la aplicación diaria de emolientes durante la infancia sobre la DA y otros resultados atópicos hasta los 5 años.

2 | MÉTODOS

2.1 | Diseño del estudio y participantes

BEEP fue un ensayo controlado aleatorizado de 2 brazos en paralelo multicéntrico, que reclutó participantes de 12 hospitales y cuatro centros de práctica general en el Reino Unido. El ensayo se aprobó por el Comité de Ética de West Midlands, Reino Unido (14/WM/0162). Se publicó el protocolo y el resultado primario a los 2 años. De forma breve,  entre noviembre de 2014 y noviembre de 2016, después del consentimiento informado de los padres/tutores, los recién nacidos a término (≥37 semanas de gestación) con riesgo alto de desarrollar DA (al menos un familiar de primer grado con DA, rinitis alérgica o asma diagnosticada por un médico según lo informado por los padres) se asignaron al azar (1:1) para aplicar emoliente en todo el cuerpo de forma diaria durante el primer año más consejos estándar para el cuidado de la piel (emoliente) o tratamiento estándar. Se proporcionaron consejos estándar sobre el cuidado general de la piel en formato de folleto y video en el momento de la aleatorización y se realizó orientación para usar limpiadores y champús suaves formulados para infantes, y evitar jabón, baños de burbujas y toallitas húmedas para infantes. La aleatorización se estratificó según el centro de reclutamiento y el número de familiares de primer grado con enfermedad atópica (1, 2 o >2). Las familias participantes no se cegaron a la asignación de grupos. Los padres a cuyos hijos se les asignó el grupo de emolientes se les envió tanto Doublebase Gel (Dermal Laboratories, Herts, Reino Unido) y Diprobase Cream (Bayer, Berks, Reino Unido) y especificaron qué emoliente querían reordenar. No se suministraron emolientes después de que el niño cumpliera 1 año. La adherencia se evaluó al preguntar a los padres sobre el uso de emolientes a los 3, 6 y 12 meses y se consideró satisfactoria si los emolientes se aplicaban al menos 3 a 4 veces por semana en la mayor parte del cuerpo del niño. Se utilizó una definición similar para la contaminación en el grupo de control.

El tamaño de la muestra para el ensayo se calculó para el resultado primario de un diagnóstico de DA en el último año, según lo definido por el grupo de trabajo del Reino Unido para el refinamiento de los criterios de diagnóstico de Hanifin y Rajka para el eccema a los 2 años, evaluado por enfermeras de investigación ciegas a la asignación del tratamiento. El tamaño de muestra objetivo original de 1282 se basó en una reducción relativa de 30 % en el resultado primario de DA con un nivel de significancia de 5 % (bilateral) con una potencia de 90% al suponer que 30 % de los niños tendrían DA en el grupo control, y 20% de abandono. Un reclutamiento más rápido de lo esperado motivó una revisión por parte del Comité Directivo del Ensayo (agosto 2016), que permitió que todas las madres embarazadas que dieron su consentimiento en ese momento se aleatorizaran al momento del nacimiento del bebé, lo que resultó en la aleatorización de 1394 infantes (693 emolientes, 701 control).

El seguimiento después del punto temporal del resultado primario de 2 años se realizó mediante cuestionarios enviados a los padres a los 3, 4 y 5 años, ya sea en un correo electrónico con un enlace o en una publicación. Se enviaron recordatorios después de 2 y 3 semanas, si no se completó el cuestionario. El resultado primario de 2 años de DA se publicó en febrero de 2020, momento en el que también se envió a los padres un resumen de los resultados.

2.2 | Resultados

Los resultados del seguimiento a largo plazo (definidos como terciarios en el protocolo) fueron:

• Presencia de DA en el año anterior a los 3, 4 y 5 años según el informe de los padres de un diagnóstico clínico de DA.

• Cualquier informe de los padres que en su opinión su hijo tenía DA a los 3, 6, 12, 18 meses, 2, 3, 4 y 5 años.

• Presencia de DA a los 3, 4 y 5 años según el cumplimiento por parte de los padres de los criterios de diagnóstico de DA del Grupo de Trabajo del Reino Unido. 

• Gravedad de la DA a los 3, 4 y 5 años medida mediante la Medida de Eccema Orientada al Paciente (POEM)

• Presencia de otras enfermedades atópicas:

◦ Los padres informaron sibilancias, rinitis alérgica y síntomas de alergia alimentaria a los 3, 4 y 5 años.

◦ Informe de los padres de un diagnóstico clínico de asma o rinitis alérgica a los 5 años.

◦ Informe de los padres de diagnóstico clínico de alergia alimentaria a los 3, 4 y 5 años

Las preguntas utilizadas para estos resultados se presentan en la Información Adicional. En la Información Adicional también se presenta un resumen de los resultados informados por los padres a los 2 años.

Se especificaron dos resultados adicionales a largo plazo en la versión 2.0 del Plan de Análisis Estadístico (SAP), antes del bloqueo de la base de datos y el desenmascaramiento de los datos de resultado de 3, 4 y 5 años: informe de los padres de un diagnóstico clínico de DA desde los 12 meses a 60 meses e informe de los padres de un diagnóstico clínico de alergia alimentaria a los 5 años. Estos resultados se agregaron para capturar la experiencia de vida y la naturaleza fluctuante de la DA y la alergia alimentaria. Los primeros 12 meses no se incluyeron para la DA, ya que las erupciones eccematosas transitorias son comunes en el primer año de vida y los padres a menudo las informan como “eccema”, pero es menos probable que sea una verdadera DA.

La calidad de vida relacionada con la salud y los resultados económicos de la salud a largo plazo se informarán por separado. No se registraron datos adicionales de seguridad a largo plazo entre los años 2 y 5 de seguimiento.

2.3 | Análisis estadístico 

Se agregaron detalles de los análisis de resultados a largo plazo al Plan de Análisis Estadístico (PAE) después del análisis de los resultados primarios y secundarios, momento en el que los investigadores, la administración del ensayo, el manejo de datos, los estadísticos y los participantes estaban al tanto de los resultados. Los detalles completos de las definiciones y derivaciones de los resultados terciarios a largo plazo se proporcionan en la versión 2.0 del PAE, que se finalizó antes del bloqueo de la base de datos para el análisis de los resultados a largo plazo a los 60 meses. Todos los análisis se realizaron con Stata 17.0 (StataCorp LP, College Station, TX, EE. UU.).

El análisis se realizó según el grupo aleatorizado de forma independiente del cumplimiento de la asignación en el primer año. Los análisis principales asumieron que los resultados faltantes eran aleatorios, es decir, no dependían de los resultados no observados dados los datos observados. Todos los análisis se ajustaron a las variables de estratificación de la aleatorización con un efecto fijo para el número de familiares directos con enfermedad atópica y un efecto aleatorio para el centro de reclutamiento.

El análisis de los resultados binarios a largo plazo a los 3, 4 y 5 años utilizó modelos de regresión logística de efectos mixtos que incluyen el resultado recopilado en momentos anteriores (es decir, 12 y 24 meses, según corresponda) con un efecto aleatorio para el participante. Los modelos incluyen una interacción asignada de tratamiento por tiempo para estimar la diferencia entre grupos en cada momento del seguimiento. Las diferencias de riesgo ajustadas y los índices de riesgo junto con los correspondientes intervalos de confianza (IC) de 95 % se obtuvieron al utilizar el comando Márgenes de Stata con errores estándar calculados al utilizar el método delta. 

Se utilizó la imputación múltiple para imputar los resultados faltantes recopilados a los 5 años de forma unica con los resultados de incidencia acumulada. Los efectos entre grupos en cada conjunto imputado de datos se estimaron mediante regresión logística de efectos mixtos. Se obtuvieron las diferencias de riesgo ajustadas y los índices de riesgo, como se describió antes, y se combinaron al utilizar reglas de Rubin para datos imputados de manera múltiple. Más detalles sobre el modelo de imputación múltiple y los análisis de sensibilidad se encuentran en la Información de Respaldo y el PAE. Los análisis de subgrupos exploratorios para el genotipo FLG se realizaron al incluir un término de interacción en el modelo de análisis para el informe de los padres sobre el diagnóstico clínico de DA desde los 12 meses hasta los 60 meses.

3 | RESULTADOS

3.1 | Tasas de seguimiento y características iniciales

El seguimiento de los resultados a los 3, 4 y 5 años se llevó a cabo entre noviembre de 2017 y noviembre de 2021. La tasa de finalización fue de 70 % en cada punto temporal; sin embargo, la finalización fue mayor en el grupo de control en todos los puntos, en particular a los 4 y 5 años (Figura 1). Las características iniciales de los infantes en los que se completó el cuestionario de los 5 años fue similar en ambos grupos (Tabla 1). Las familias de infantes de ambos grupos en los que no se completó el cuestionario de los 5 años tenían más probabilidades de haberse unido al estudio después del nacimiento de su bebé en lugar de haber dado su consentimiento durante el embarazo, tenían madres más jóvenes en promedio, tenían más probabilidades de ser de etnia no blanca, y de estar en un hogar con otros niños, vivían en áreas con deciles más bajos en el Índice de Privación Múltiple y tenían menos probabilidades de tener un familiar de primer grado con antecedentes de DA en el momento de la aleatorización (Tabla 1). 

3.2 | Uso de crema hidratante durante el seguimiento.

A los 3 años, la aplicación de una crema hidratante, reportada por los padres, al menos 3 veces por semana en todo o la mayor parte del cuerpo del niño durante el último año todavía seguía más alta en el grupo de emolientes (139/449, 31 %) en comparación con el grupo de control ( 94/471, 20 %), y la diferencia se mantuvo a los 4 años (25 % vs 18 %) y 5 años (22 % vs 16 %). En ambos grupos y en todos los momentos, este uso frecuente de humectantes para todo el cuerpo fue más común en niños con DA reportada.

3.3 | Resultados de la DA

El diagnóstico de DA a los 3, 4 y 5 años fue mayor en el grupo de emolientes en comparación con el grupo de control, pero las diferencias ajustadas fueron pequeñas y ninguna fue significativa. La falta de diferencia entre los grupos de emolientes y control para el diagnóstico de DA fue consistente para diferentes métodos de definición de DA en el último año, incluido el informe de los padres sobre un diagnóstico clínico, los Criterios de Diagnóstico del Grupo de Trabajo del Reino Unido para la DA (Tabla 2) y la opinión de los padres sobre si sus niños habían desarrollado DA (Tabla S2). La DA de gravedad moderada o grave medida según los síntomas informados por los padres en el POEM también fue muy similar entre los grupos a los 3, 4 y 5 años (Tabla 2).

3.4 | Resultados de alergias alimentarias

Una mayor proporción de padres informó una reacción a cualquier alimento durante el año anterior a los 3 y 4 años en el grupo emoliente que en el grupo control (3 años 81/430 (19 %) emoliente, 56/455 (12 %) control, riesgo relativo ajustado (RR) 1.37; IC de 95 %: 1.02 a 1.85, Tabla 3). Los informes de los padres sobre reacciones inmediatas a alimentos que contienen leche de vaca, huevo o frutos secos y sobre un diagnóstico clínico de alergia alimentaria en el año anterior también fue superior en el grupo de emolientes que en el grupo de control a los 3 y 4 años (Tabla 3). A los 5 años, todos los resultados relacionados con la alergia alimentaria fueron similares entre los dos grupos (Tabla 3).

3.5 | Resultados de sibilancias y rinitis alérgica

A los 3 años, 96/449 (21 %) padres del grupo de emoliente y 134/472 (28 %) padres del grupo de control informaron sibilancias o silbidos en el pecho de su hijo durante el año anterior (RR ajustado 0.79; IC de 95 %: 0.64 a 0.98). El porcentaje de padres que informaron sibilancias o silbidos en el año anterior disminuyó en ambos grupos a los 4 y 5 años, sin que se observaran diferencias entre los grupos a los 5 años (Tabla 4). El informe de los padres sobre los síntomas de rinitis alérgica fue similar entre los grupos a los 3, 4 y 5 años, y una cuarta parte de los padres en cada grupo informaron dichos síntomas en el año anterior (Tabla 4).

3.6 | Resultados de incidencia acumulada

No hubo diferencias entre los dos grupos en la incidencia acumulada de un informe de los padres sobre un diagnóstico clínico de DA, alergia alimentaria, asma o rinitis alérgica a los 5 años (Tabla 5). A los 5 años, 188/608 (31 %) padres en el grupo de emolientes y 178/631 (28 %) padres en el grupo de control habían informado un diagnóstico clínico de DA desde que su hijo tenía 12 meses (RR ajustado 1.10, 95 % IC 0.93 a 1.30). El reporte de los padres sobre el diagnóstico clínico de alergia alimentaria a los 5 años se informó en 92/609 (15 %) padres en el grupo de emolientes en comparación con 87/632 (14 %) padres en el grupo de control (RR ajustado 1.11; IC de 95 %: 0.84 a 1.45). Los resultados de los análisis de sensibilidad que exploraron el impacto de un peor resultado en aquellos con datos faltantes fueron consistentes con los análisis principales (ver Tabla S3). Los análisis de subgrupos según el genotipo FLG no encontraron evidencia de una interacción (ver Tabla S4). Aunque los datos de seguridad no se registraron en el período de seguimiento de 3 a 5 años, durante ese período no se informaron problemas de seguridad como infecciones graves o retrasos.

4 | DISCUSIÓN

4.1 | Hallazgos principales

Este estudio presenta los primeros datos de seguimiento a largo plazo de un ensayo de emolientes para la prevención de la DA que documenta la DA y otros resultados atópicos a 5 años. De acuerdo con hallazgos anteriores del ensayo BEEP, no se encontró evidencia de un efecto de la aplicación diaria de emolientes durante el primer año de vida sobre el riesgo de DA a largo plazo.

Estos datos tampoco muestran evidencia clara de un efecto de la aplicación regular de emolientes durante la infancia sobre el riesgo de otros resultados atópicos durante los primeros cinco años de vida. Algunos resultados de alergia alimentaria aumentaron en el grupo de emolientes, coherente con los hallazgos a los 2 años. Sin embargo, los hallazgos sobre alergias alimentarias fueron inconsistentes e imprecisos y no se observó ningún efecto en la incidencia acumulada de diagnósticos de alergia alimentaria informados por los padres a los 5 años. De manera similar a los resultados de la DA, se puede estar seguro de que el uso diario de emolientes durante la infancia no redujo el riesgo de alergia alimentaria. Tampoco hubo evidencia de un efecto protector de los emolientes para el desarrollo de sibilancias reportadas por los padres o de asma o rinitis alérgica diagnosticadas por un médico (quizás ahora sea mejor considerarlos como comorbilidades en lugar de como desarrollo secuencial de enfermedades similares).

A los 2 años, no hubo evidencia de una diferencia en el efecto del emoliente diario sobre el riesgo de desarrollar según la presencia de mutaciones en el gen que codifica FLG y el hallazgo fue similar a los 5 años. Sin embargo, los intervalos de confianza para el efecto de la interacción muestran una gran cantidad de incertidumbre ya que el ensayo no tenía la potencia necesaria para detectar interacciones.

Aunque los datos a los 2 años en el estudio BEEP mostraron un aumento en las infecciones cutáneas menor diagnosticadas por un médico reportadas por los padres en el grupo de emolientes en el primer año, no se identificaron nuevos problemas de seguridad entre los 2 y los 5 años.

4.2 | Interpretación en contexto con otros estudios

Estos hallazgos son consistentes con otro gran ensayo clínico y con el metaanálisis reciente de datos de pacientes individuales (IPD) de estudios de prevención con emolientes. El IPD incluyó 10 ensayos con 5154 participantes y demostró que las intervenciones de cuidado de la piel no cambiaron el riesgo de DA entre 1 y 3 años (RR 1.03; IC de 95 %: 0.81 a 1.31; I2 = 41%; certeza moderada; 3075 participantes, siete ensayos). Un estudio de un solo centro informó una reducción de 30 % en la DA a los 12 meses después del inicio temprano del uso diario de emolientes especializados hasta los 2 meses de edad. Otros estudios que utilizan emolientes más sofisticados que contienen ceramidas no encontraron ningún beneficio para la prevención de la DA. No todos los emolientes son iguales en términos de sus efectos sobre la barrera cutánea. Aún es posible que algunos emolientes puedan reducir o retrasar el desarrollo de la DA, ya que el papel de la alteración de la barrera epitelial en el desarrollo de trastornos alérgicos es bastante convincente. Quizás la mejora de la barrera funcionaría en una población de riesgo bajo en lugar de una de riesgo alto o quizás sólo se combina con un mejor cuidado de piel, como reducir el baño y evitar el jabón, pero la evidencia de beneficio hasta ahora fue decepcionante. La conclusión alternativa es que la aplicación de emolientes en los primeros años de vida no funciona en términos de prevención de la DA y que las influencias más fuertes sobre el desarrollo de la DA en niños de riesgo alto son genéticas y de programación intrauterina. Aunque los datos sobre alergia alimentaria obtenidos con BEEP no son concluyentes, los datos del ensayo Preguntar Sobre la Tolerancia (EAT) mostraron una relación dosis-respuesta significativa entre la frecuencia de humectación informada por los padres a los 3 meses de edad y el desarrollo posterior de alergia alimentaria, lo que plantea la posibilidad de que la aplicación regular de cremas hidratantes en las primeras etapas de la vida podría, de manera paradójica, promover el desarrollo de alergias alimentarias por medio de la sensibilización transcutánea.

4.3 | Fortalezas y limitaciones de este estudio

Las fortalezas incluyen la larga duración del seguimiento (hasta 5 años desde el nacimiento), así como el diseño del estudio aleatorizado. Las tasas de seguimiento de alrededor de 70 % más allá de los 2 años son excelentes para un ensayo pragmático de contacto bajo, al tener en cuenta que la falta de beneficio para el resultado primario a los 2 años se compartió con los participantes. Es posible que el conocimiento del resultado primario a los 2 años influyera en las respuestas después de ese momento, pero es poco probable que un informe de los padres sobre DA en su hijo después de 2 años varíe según su estado de asignación. La finalización del cuestionario en el grupo de control fue mayor y no está claro si esto se debió al azar o a algún otro factor. Los no respondedores al seguimiento a largo plazo difirieron de los sí respondedores como se mencionó de forma previa, pero los análisis de sensibilidad que asumieron que los no respondedores tenían más probabilidades de tener los resultados de interés no cambiaron ninguna de las conclusiones. A diferencia de los datos de resultados primarios de 2 años para la DA que incluyó una evaluación objetiva de la presencia o ausencia de la DA al utilizar el refinamiento del Reino Unido de los criterios de Hanifin y Rajka y la medida del índice de gravedad y área del eccema, los datos de seguimiento a los 3, 4 y 5 años se basaron en el informe de los padres, lo que plantea la posibilidad de sesgo de respuesta. Sin embargo, es difícil comprender por qué tal sesgo de respuesta debería dar como resultado un resultado nulo tan consistente. Además, se utilizaron varios resultados alternativos para la DA, incluido el informe de los padres sobre un diagnóstico clínico y el cumplimiento de una versión de cuestionario de los criterios de diagnóstico del Reino Unido que de forma previa demostraron tener buena validez en comparación con la versión cara a cara. 

4.4 | Implicaciones para la investigación

Dado que la aplicación de emolientes simples no parece prevenir la DA o las condiciones atópicas asociadas en familias de riesgo alto, se sugiere que se debe considerar de forma cuidadosa el valor de realizar más estudios de prevención de emolientes, al darle prioridad a enfoques novedosos para el cuidado de la piel infantil. Alrededor de 15 ensayos sobre emolientes están en progreso y es importante garantizar que todos se publiquen de manera transparente y contribuyan al metaanálisis del IPD. Aunque a veces puede ser útil replicar una revisión sistemática, es poco probable que sean útiles muchas más revisiones sistemáticas que utilicen los mismos datos agregados y una lista incompleta de estudios existentes. Los datos a más largo plazo, como los datos de 5 años presentados en este artículo, son útiles al igual que más datos sobre el posible aumento del riesgo de infecciones de la piel y la sensibilización alérgica a alimentos en otros ensayos. También se necesitan otros enfoques para proteger la barrera cutánea en las primeras etapas de la vida, como ablandar el agua doméstica y reducir la exposición al jabón.

4.5 | Implicaciones para la práctica clínica

La evidencia de hasta 5 años más la evidencia combinada de otros estudios de prevención con emolientes no respalda un efecto preventivo sobre la DA o las enfermedades alérgicas asociadas y no se puede recomendar. Pedir a los padres que apliquen emolientes en todo el cuerpo del bebé de forma diaria durante el primer año de vida es una tarea importante, por lo que producir evidencia que demuestre que no es beneficioso es útil para reducir la carga para las familias. Los emolientes diarios durante todo un año también pueden representar una carga socioeconómica significativa para las familias y su uso corre el riesgo de medicar de forma excesiva a niños que de otro modo estarían sanos. Tampoco se pueden ignorar las posibles señales de posibles efectos adversos. En otros estudios, incluido el metanálisis IPD, también se observó un aumento en el informe de los padres sobre infecciones de la piel en el grupo de emolientes a los 2 años en el estudio BEEP (RR 1.34; IC de 95 %: 1.02 a 1.77; I2 = 0 %; certeza moderada ; 2728 participantes, 6 ensayos). Aunque las infecciones cutáneas notificadas son muy diversas y ninguna de ellas fue grave, pueden provocar morbilidad, uso innecesario de antibióticos y un aumento de las consultas sanitarias. Los datos sobre alergia alimentaria de BEEP a los 2 años no fueron concluyentes (RR ajustado 1.47; IC de 95 %: 0.93 a 2.33), pero los datos de estudios observacionales sugieren que la frecuencia del uso de emolientes en la infancia se asocia con un riesgo mayor de alergia alimentaria. Por lo tanto, las infecciones y las alergias alimentarias son razones adicionales por las que no se debe recomendar el uso de emolientes para la prevención de la DA.

5 | CONCLUSIÓN

Este estudio presenta el seguimiento de los infantes que participan en el ensayo controlado aleatorizado BEEP hasta los 5 años y, de acuerdo con otros datos de resultados publicados de forma previa a los 2 años, no muestra ningún efecto en la prevención o el retraso de la aparición de la dermatitis atópica o su gravedad. Tampoco hubo ningún beneficio con respecto a una posible prevención de otras enfermedades atópicas. Los profesionales sanitarios, incluidos dermatólogos, pediatras, alergólogos y médicos generales, deben ser conscientes de que no se puede recomendar una hidratación intensa desde el nacimiento para la prevención de la DA u otras enfermedades atópicas. Los esfuerzos de investigación deben explorar otras formas de mejorar la barrera cutánea en las primeras etapas de la vida como medio para prevenir la DA y las afecciones asociadas.

Bradshaw, LE, Wyatt, LA, Brown, SJ, et al. Emollients for prevention of atopic dermatitis: 5-year findings from the BEEP randomized trial. Allergy. 2023; 78: 995-1006. doi: 10.1111/all.15555 Open Acces. 

Centro Regional de Alergia e Inmunología Clínica CRAIC, Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” UANL, Monterrey, México

Dra. Med. Sandra Nora González Díaz Jefe y Profesor

Dra. Cindy Elizabeth de Lira Quezada Profesor

Dra. Gladis Abigail García García Residente Primer Año

Dra. Alejandra Macías Weinmann Profesor


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Muy pocos pacientes con asma usan inhaladores actualizados

Ahora hay inhaladores mejorados disponibles para ayudar a controlar el asma y tratar los ataques repentinos, pero un nuevo estudio muestra q...