Ir al contenido principal

El uso de antiácidos en el embarazo podría incrementar posibilidad de asma infantil

Cuatro de cada cinco embarazadas padece acidez gástrica o una indigestión con acidez por reflujo gastroesofágico.

Las embarazadas que toman antiácidos serían más propensas a tener hijos asmáticos que aquellas que no usan esos medicamentos, según sugiere un estudio.

En Pediatrics, el equipo publica que cuatro de cada cinco embarazadas padece acidez gástrica o una indigestión con acidez por la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).
Los estudios publicados aportaron una descripción contradictoria de la seguridad de los fármacos que toman muchas embarazadas para la ERGE: una familia de fármacos conocidos como “inhibidores de la bomba de protones IBP, y los antagonistas de los receptores de la H2”.
El equipo revisó ocho estudios sobre más de 1,6 millones de mujeres. Las embarazadas que usaban los IBP y los H2RAs eran un 45 por ciento más propensas a tener hijos con asma que las que no lo hacían.
Las advertencias
"Todas las mujeres deberían tener cuidado al usar antiácidos en el embarazo", dijo el autor principal del estudio, doctor Huahao Shen, de la Universidad de Zhejiang (China).
Ninguno de los estudios más pequeños había evaluado el asma infantil asociado con los antiácidos mediante el uso aleatorizado de los fármacos versus ningún medicamento. Los estudios revisados habían incluido datos de los registros sanitarios y de recetas oficiales de mujeres de Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Israel y Reino Unido.

Las embarazadas que utilizaron IBP eran un 34 por ciento más propensas a tener hijos con asma que las que no lo hicieron. Con los H2RA, el riesgo creció un 57 por ciento.


Tianwen LaiMindan WuJuan LiuMan LuoLulu HeXiaohui WangBin WuSongmin YingZhihua ChenWen LiHuahao Shen

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guarda tu dinero: los tests de intolerancias alimentarias no tienen respaldo científico

En el mundo de la alimentación y el sector de lo saludable, a veces no es fácil distinguir qué cosas tienen una base científica sólida y qué cosas no la tienen y por tanto suponen un gasto innecesario. 

Un ejemplo son los tests de intolerancias alimentarias, muy de moda en clínicas privadas, centros de estética e incluso farmacias: pruebas que, por un módico precio, nos dicen supuestamente qué alimentos no nos sientan bien a cada uno y nos ayudan, en teoría, a comer mejor para encontrarnos mejor. Pero la verdad es que la mayoría de estas pruebas no tienen una base científica, y en muchos casos se mezclan las intolerancias y las alergias en un batiburrillo difícil de sostener en evidencias. Para que sepas exactamente en qué te estás gastando el dinero, te explicamos en qué consisten estas pruebas y por qué es mejor que guardes tu dinero para otra cosa.

Guías de manejo para dermatitis atópica

Enfoque práctico para manejo de dermatitis atópica por pediatras y generalistas

























Autor: Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.  Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Unas 3,6 millones de personas mueren por Epoc y asma en todo el mundo

Así se extrae de un informe publicado recientemente en una revista científica internacional. Ambas enfermedades son crónicas, pero controlables.
Unas 3,2 millones de personas en el mundo muere a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), consecuencia generalmente del tabaquismo y de la contaminación ambiental. En tanto, otra enfermedad pulmonar, el asma,  es responsable de unos 400.000 decesos.
Así se extrae de uninformepublicado el miércoles 16 de agosto en la revista científica internacional The Lancet Respiratory Mediciney cuyo autor principal es Theo Vos, profesor en la Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos.