Ir al contenido principal

ANMAT aprobó en Argentina la primera vacuna que protege contra el dengue.

Tiene una eficacia del 65% y evita hospitalizaciones. Por el momento, no estará incluida en el Calendario Nacional.
dengue_vacuna_0_tmb.jpg

Tras veinte años de investigación, la primera vacuna contra el dengue –la enfermedad transmitida por el mosquito Aedes Aegypti que el año pasado causó más de 40 mil casos y al menos 11 muertes– llegará en los próximos días al país. Anmat dio el visto bueno a Dengvaxia, desarrollada por el laboratorio Sanofi Pasteur“Es un gran logro para la salud pública tener una vacuna contra el dengue después de más de 20 años de investigación y desarrollo. Es una vacuna de virus vivos atenuados, que ha demostrado un gran perfil de seguridad y eficacia contra los cuatro serotipos del dengue”, le dijo Hugo Dibarboure, director médico de Sanofi Pasteur.
 
La nueva inmunización fue autorizada para ser aplicada en una población entre los 9 y 45 años. Se deben dar tres dosis con un intervalo de seis meses para cada una. Protege contra los cuatro serotipos, aunque es más eficaz para el tres y cuatro. “Ha demostrado una eficacia promedio del 65% de protección contra los cuatro serotipos. Protege mejor a quienes ya han tenido algún contacto con el virus. Es una buena vacuna, segura y, hasta el momento, la única”, explicó Tomas Orduna, jefe del Servicio de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital Muñiz.
 
Según fuentes del Ministerio de Salud de la Nación, por el momento, la vacuna no será incluida en el Calendario Nacional de Inmunizaciones. Sí estará disponible para su comercialización en el sector privado, pero aún se desconoce el precio de venta y si la cubrirán obras sociales y prepagas. La decisión del ministerio se fundamenta en la evaluación que realizó la Anmat, la Comisión Nacional de Inmunizaciones y la propia OMS que recomendó “considerar la posibilidad de introducir la vacuna contra el dengue sólo en entornos geográficos en los que los datos epidemiológicos indiquen que hay una gran carga de enfermedad (prevalencia mayor al 50%)”.
 
“La Comisión estuvo trabajando en la evaluación de la vacuna y una de las cosas para saber: nuestro país no tiene dengue en todo el territorio, sólo en ciertas áreas y no aparece todo el año. Pero hay zonas del país como el noreste, Misiones y Formosa, donde hay que evaluar si existe una actividad epidemiológica que justifique la introducción de la vacuna. Además, esto debe ir acompañado de una estrategia integral de manejo del vector, fortalecer la vigilancia epidemiológica y la atención precoz”, sostuvo Pablo Bonvehí, coordinador de la comisión de vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología.
 
Hasta el momento, hay dos países que han lanzado programas públicos de inmunización. Uno esFilipinas, donde el Ministerio de Salud aplica gratis la vacuna a los chicos entre 9 y 10 años y la otra experiencia pionera la está llevando a cabo Brasil, en el Estado de Paraná (limita al norte de Misiones). Allí se está vacunando a 500 mil residentes.
“Cada gobierno en conjunto con el Ministerio de Salud, evalúa y determina su inclusión en el calendario de  vacunación y establece cuál sería el programa óptimo de vacunación necesario para abordar el impacto del dengue en el país y el tiempo para la introducción de la vacuna en el programa público. En Argentina, hemos estado en contacto con las autoridades de salud para brindarles la información que nos han solicitado”, dijeron desde Sanofi Pasteur. Las primeras dosis podrían llegar en octubre, aunque aún falta la verificación técnica del primer lote que se hace para todo producto nuevo. “Se espera contar con la vacuna en el mercado antes de fin de año”. Más allá de su aprobación, los especialistas remarcaron que la principal herramienta de prevención contra el dengue sigue siendo controlar el mosquito Aedes, vector de la enfermedad.

Fuente:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guarda tu dinero: los tests de intolerancias alimentarias no tienen respaldo científico

En el mundo de la alimentación y el sector de lo saludable, a veces no es fácil distinguir qué cosas tienen una base científica sólida y qué cosas no la tienen y por tanto suponen un gasto innecesario. 

Un ejemplo son los tests de intolerancias alimentarias, muy de moda en clínicas privadas, centros de estética e incluso farmacias: pruebas que, por un módico precio, nos dicen supuestamente qué alimentos no nos sientan bien a cada uno y nos ayudan, en teoría, a comer mejor para encontrarnos mejor. Pero la verdad es que la mayoría de estas pruebas no tienen una base científica, y en muchos casos se mezclan las intolerancias y las alergias en un batiburrillo difícil de sostener en evidencias. Para que sepas exactamente en qué te estás gastando el dinero, te explicamos en qué consisten estas pruebas y por qué es mejor que guardes tu dinero para otra cosa.

Guías de manejo para dermatitis atópica

Enfoque práctico para manejo de dermatitis atópica por pediatras y generalistas

























Autor: Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.  Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Unas 3,6 millones de personas mueren por Epoc y asma en todo el mundo

Así se extrae de un informe publicado recientemente en una revista científica internacional. Ambas enfermedades son crónicas, pero controlables.
Unas 3,2 millones de personas en el mundo muere a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), consecuencia generalmente del tabaquismo y de la contaminación ambiental. En tanto, otra enfermedad pulmonar, el asma,  es responsable de unos 400.000 decesos.
Así se extrae de uninformepublicado el miércoles 16 de agosto en la revista científica internacional The Lancet Respiratory Mediciney cuyo autor principal es Theo Vos, profesor en la Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos.