Ir al contenido principal

Las mujeres con asma que usan inhaladores, con más dificultades de concebir

Investigadores no han visto relación entre la fertilidad y el uso de medicamentos preventivos de acción prolongada.


Las mujeres con asma que usan inhaladores de acción corta para controlar los síntomas pueden tardar más en concebir que las mujeres sin asma, según sugiere un estudio reciente. En él, los investigadores examinaron datos de 5.617 mujeres durante sus primeros embarazos, incluidas 1.106 que dijeron que habían sido diagnosticadas con esta enfermedad. Éstas tuvieron bebés entre 2004 y 2011 en Nueva Zelanda, Australia, Irlanda y el Reino Unido.


En comparación con las no asmáticas, el estudio halló que las mujeres con asma que usaban medicamentos de "rescate" de acción corta, como el albuterol, tenían un 15 por ciento menos de probabilidades de haber concebido en un ciclo mensual dado. Además, aquellas con medicamentos de rescate tenían un 30 por ciento más de probabilidades de haber necesitado más de 12 meses para concebir.

"Si bien descubrimos que el asma estaba relacionado con una fertilidad reducida, el hallazgo más sorprendente fue que esta relación sólo se observó entre el grupo de mujeres que dependían únicamente de medicamentos de acción corta para controlar su asma", explica el autor principal del estudio, Luke Grzeskowiak, de la Universidad de Adelaide.

No hay relación entre la fertilidad y los medicamentos de acción prolongada

"No se observó ninguna relación entre el uso de medicamentos preventivos de acción prolongada y la fertilidad", aseguró Grzeskowiak por correo electrónico a Reuters. "Esto proporciona una evidencia tranquilizadora de que las mujeres que usan medicamentos para el asma de acción prolongada, para prevenir los síntomas y mantener un buen control del asma, deben seguir tomándolos cuando traten de concebir".


Los investigadores examinaron datos de 5.617 personas

Los medicamentos para el asma de acción prolongada, como los corticosteroides inhalados, funcionan reduciendo la inflamación en los pulmones. La inflamación es un paso clave en el desencadenamiento del estrechamiento de las vías respiratorias, lo que hace que sea más difícil para las personas con asma respirar.

Si bien los medicamentos para el asma de acción corta pueden ayudar a relajar las vías respiratorias para tratar los síntomas del asma, como las sibilancias, no son capaces de reducir la inflamación subyacente y, por lo tanto, no pueden prevenir los síntomas futuros.

Estudio con limitaciones

Varios estudios han relacionado el asma con los problemas relacionados con la reproducción en las mujeres, pero los resultados han sido mixtos y la conexión aún es poco conocida. Además, este estudio no fue un experimento controlado diseñado para probar si el asma o los medicamentos para el asma de acción corta podrían ser causantes de infertilidad. Asimismo, los investigadores señalan que es posible que algunas mujeres tengan dificultades para concebir si su asma no se controló adecuadamente con medicamentos de acción corta.

Otra limitación del estudio es que los investigadores confiaron en las mujeres para recordar con precisión e informar sobre cualquier diagnóstico de asma actual o previo. Los investigadores también carecían de datos sobre el control del asma y la función pulmonar durante el embarazo.

Eso sí, los investigadores señalan en la European Respiratory Journal que es posible que la inflamacióndesempeñe un papel en la dificultad para concebir, y los hallazgos sugieren que las mujeres con asma deben tomar medidas para controlar los síntomas antes de tratar de concebir.

"Se ha formulado la hipótesis de que el asma reduce el suministro de sangre uterina y aumenta la infiltración de células inflamatorias (en el revestimiento del útero), lo que afecta a la fertilidad", asegura Eyal Sheiner del Centro Médico de la Universidad Soroka y la Universidad Ben-Gurion del Negev. Beer-Sheva, Israel.

Un papel protector

"Los medicamentos preventivos pueden jugar un papel protector para mejorar el control del asma y reducir la inflamación sistémica asociada, que puede afectar a la fertilidad", asegura Sheiner, quien no participó en el estudio, a Reuters.


Controlar mal el asma en el embarazo aumenta el riesgo de preeclampsia

El asma mal controlado durante el embarazo puede aumentar el riesgo de que las mujeres desarrollen una forma grave de presión arterial alta conocida como preeclampsia, y también puede provocar un crecimiento fetal restringido partos prematuros, así como bebés con bajo peso.

Al igual que muchos medicamentos, los fármacos preventivos para el asma de acción prolongada y los corticosteroides inhalados no se han probado en mujeres embarazadas. Con frecuencia, los médicos aconsejan a las mujeres con asma que se hagan exámenes periódicos de la función pulmonar durante el embarazo y que tomen medicamentos si tienen síntomas graves.

"Las preocupaciones de seguridad pueden llevar a una adherencia deficiente al tratamiento y a la interrupción de los medicamentos durante el embarazo, con impactos negativos sobre el control del asma y sobre los resultados del embarazo", aseguró Sheiner. "Es importante saber que estos medicamentos mejoran los resultados del embarazo y también la fertilidad".

Luke E. Grzeskowiak, Lisa G. Smithers, Jessica A. Grieger, Tina Bianco-Miotto, Shalem Y. Leemaqz, Vicki L. Clifton, Lucilla Poston, Lesley M. McCowan, Louise C. Kenny, Jenny Myers, James J. Walker, Robert J Norman, Gus A. Dekker, Claire T. Roberts
Asthma treatment impacts time to pregnancy: evidence from the international SCOPE study

Fuente: 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guarda tu dinero: los tests de intolerancias alimentarias no tienen respaldo científico

En el mundo de la alimentación y el sector de lo saludable, a veces no es fácil distinguir qué cosas tienen una base científica sólida y qué cosas no la tienen y por tanto suponen un gasto innecesario. 

Un ejemplo son los tests de intolerancias alimentarias, muy de moda en clínicas privadas, centros de estética e incluso farmacias: pruebas que, por un módico precio, nos dicen supuestamente qué alimentos no nos sientan bien a cada uno y nos ayudan, en teoría, a comer mejor para encontrarnos mejor. Pero la verdad es que la mayoría de estas pruebas no tienen una base científica, y en muchos casos se mezclan las intolerancias y las alergias en un batiburrillo difícil de sostener en evidencias. Para que sepas exactamente en qué te estás gastando el dinero, te explicamos en qué consisten estas pruebas y por qué es mejor que guardes tu dinero para otra cosa.

Guías de manejo para dermatitis atópica

Enfoque práctico para manejo de dermatitis atópica por pediatras y generalistas

























Autor: Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.  Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Unas 3,6 millones de personas mueren por Epoc y asma en todo el mundo

Así se extrae de un informe publicado recientemente en una revista científica internacional. Ambas enfermedades son crónicas, pero controlables.
Unas 3,2 millones de personas en el mundo muere a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), consecuencia generalmente del tabaquismo y de la contaminación ambiental. En tanto, otra enfermedad pulmonar, el asma,  es responsable de unos 400.000 decesos.
Así se extrae de uninformepublicado el miércoles 16 de agosto en la revista científica internacional The Lancet Respiratory Mediciney cuyo autor principal es Theo Vos, profesor en la Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos.