Ir al contenido principal

Revelan que el farmacéutico conoce mejor que el médico algunas alergias

Un estudio publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology revela que los médicos generalistas tienen un peor conocimiento de las alergias a la penicilina que los farmacéuticos y tratan a los pacientes con antibióticos de segunda línea, más caros y con mayor riesgo de efectos adversos.


Estas conclusiones se basan en 276 encuestas a médicos no especialistas en alergias, residentes de Enfermería y farmacéuticos. Más del 80 por ciento de los médicos sabían lo adecuado de derivar a un alergólogo para realizar los tests apropiados de alergia a la penicilina, si bien o no derivaban o solo lo hacían con un paciente al año.

Por el contrario, los farmacéuticos mostraron mejor comprensión de la alergia. El 78 por ciento de ellos sabía que ésta se puede resolver con el paso del tiempo, mientras que solo el 55 por ciento del resto de los encuestados conocían este hecho.

La revista en que aparece el estudio es el órgano del Colegio Americano de la Alergia, el Asma y la Inmunología, que alerta de que nueve de cada diez estadounidenses que afirman tener alergia a la penicilina pueden ser tratados con antibióticos basados en la penicilina. “Y solo el 30 por ciento de los médicos que respondieron a la encuesta lo sabían”, destaca Allison Ramsey, coatura del estudio.

Además, el 20 por ciento de los pacientes con alergia a la penicilina documentada sigue siendo alérgico diez años después de la reacción inicial, informa, subrayando la necesidad de derivar al especialista para que realice los tests necesarios.


D. Soni
A. Ramsey
M. Staicu. 
A clinical perspective: The prescriber's true understanding of the ‘penicillin allergic’ patient. 

Fuente: 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guarda tu dinero: los tests de intolerancias alimentarias no tienen respaldo científico

En el mundo de la alimentación y el sector de lo saludable, a veces no es fácil distinguir qué cosas tienen una base científica sólida y qué cosas no la tienen y por tanto suponen un gasto innecesario. 

Un ejemplo son los tests de intolerancias alimentarias, muy de moda en clínicas privadas, centros de estética e incluso farmacias: pruebas que, por un módico precio, nos dicen supuestamente qué alimentos no nos sientan bien a cada uno y nos ayudan, en teoría, a comer mejor para encontrarnos mejor. Pero la verdad es que la mayoría de estas pruebas no tienen una base científica, y en muchos casos se mezclan las intolerancias y las alergias en un batiburrillo difícil de sostener en evidencias. Para que sepas exactamente en qué te estás gastando el dinero, te explicamos en qué consisten estas pruebas y por qué es mejor que guardes tu dinero para otra cosa.

Guías de manejo para dermatitis atópica

Enfoque práctico para manejo de dermatitis atópica por pediatras y generalistas

























Autor: Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.  Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Unas 3,6 millones de personas mueren por Epoc y asma en todo el mundo

Así se extrae de un informe publicado recientemente en una revista científica internacional. Ambas enfermedades son crónicas, pero controlables.
Unas 3,2 millones de personas en el mundo muere a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), consecuencia generalmente del tabaquismo y de la contaminación ambiental. En tanto, otra enfermedad pulmonar, el asma,  es responsable de unos 400.000 decesos.
Así se extrae de uninformepublicado el miércoles 16 de agosto en la revista científica internacional The Lancet Respiratory Mediciney cuyo autor principal es Theo Vos, profesor en la Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos.