Ir al contenido principal

Los orígenes moleculares de la alergia a los ácaros del polvo doméstico

Unos científicos han examinado los datos y las muestras de sangre recogidas a lo largo de unos 20 años de un conjunto de 722 niños alemanes nacidos en 1990 y monitorizados desde su nacimiento en el marco del Estudio Multicentro de Alergias.
[Img #39509]

Se emplearon moléculas modificadas o purificadas del ácaro Dermatophagoides pteronyssinus con procedimientos nanotecnológicos para caracterizar los orígenes y evolución de la respuesta a los anticuerpos durante las primeras décadas de vida de los sujetos de estudio.

El equipo internacional de Paolo Maria Matricardi, de la Universidad Médica de Berlín (Charité) en Alemania, y Rudolf Valenta, de la Universidad Médica de Viena en Austria, encontró que los anticuerpos IgE contra tres sustancias del ácaro del polvo (Der p 1, Der p 2 y Der p 23) aparecían muy temprano en la sangre de los niños, a menudo antes de la aparición de su enfermedad. En algunos de los niños (pero no en todos), este primer paso fue seguido por una “cascada” de eventos bioquímicos que implicó a otras sustancias del ácaro. Los niños que producían IgE para muchas sustancias tenían un mayor riesgo de desarrollar rinitis alérgica y asma.


Una aparición más temprana de la sensibilidad alérgica, una alta exposición a alérgenos de ácaros del polvo doméstico, y tener al padre o a la madre, o a ambos, afectados por rinitis alérgica (fiebre del heno) incrementó el riesgo del proceso.

Un dato interesante es que los niños sanos en edad preescolar que mostraron anticuerpos IgE para las moléculas Der p 1 o Der p 23 desarrollaron más frecuentemente asma en edad escolar. Estas y otras moléculas podrían ser la clave para nuevos tratamientos capaces de prevenir la enfermedad en la fase inicial de la vida de la persona y para adaptar de forma precisa la inmunoterapia de alérgenos en pacientes adultos e infantiles.

Article in Press

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guarda tu dinero: los tests de intolerancias alimentarias no tienen respaldo científico

En el mundo de la alimentación y el sector de lo saludable, a veces no es fácil distinguir qué cosas tienen una base científica sólida y qué cosas no la tienen y por tanto suponen un gasto innecesario. 

Un ejemplo son los tests de intolerancias alimentarias, muy de moda en clínicas privadas, centros de estética e incluso farmacias: pruebas que, por un módico precio, nos dicen supuestamente qué alimentos no nos sientan bien a cada uno y nos ayudan, en teoría, a comer mejor para encontrarnos mejor. Pero la verdad es que la mayoría de estas pruebas no tienen una base científica, y en muchos casos se mezclan las intolerancias y las alergias en un batiburrillo difícil de sostener en evidencias. Para que sepas exactamente en qué te estás gastando el dinero, te explicamos en qué consisten estas pruebas y por qué es mejor que guardes tu dinero para otra cosa.

Guías de manejo para dermatitis atópica

Enfoque práctico para manejo de dermatitis atópica por pediatras y generalistas

























Autor: Lawrence F. Eichenfield, MDa, Mark Boguniewicz, MDb, Eric L. Simpson, MDc, John J. Russell, MDd, Julie K. Block, BAe, Steven R. Feldman, MD, PhDf,g, Adele R. Clark, PA-Cf, Susan Tofte, BSN, MS, FNP-Ch Fuente: Pediatrics. 2015 Sep;136(3):554-65. doi: 10.1542/peds.2014-3678. Epub 2015 Aug 3.  Se estima que en  2009 -2011, la dermatitis atópica (DA) afectó al 12,5% de los niños (0-17 años de edad) en los Estados Unidos, con un aumento de poco más de 5% desde 1997 hasta 1999. 1Entre estos pacientes, la gran mayoría (~67%) presentaron 2enfermedad  leve y como tal pudo ser manejada adecuadamente por el pediatra u otros prestadores de atención primaria (PAP)/ médico de cabecera. Sin embargo, la mayoría de los pediatras derivan incluso a sus pacientes con patología leve a los dermatólogos (~ 85%) y proporcionan una atención inicial única y limitada (81%).

Unas 3,6 millones de personas mueren por Epoc y asma en todo el mundo

Así se extrae de un informe publicado recientemente en una revista científica internacional. Ambas enfermedades son crónicas, pero controlables.
Unas 3,2 millones de personas en el mundo muere a causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), consecuencia generalmente del tabaquismo y de la contaminación ambiental. En tanto, otra enfermedad pulmonar, el asma,  es responsable de unos 400.000 decesos.
Así se extrae de uninformepublicado el miércoles 16 de agosto en la revista científica internacional The Lancet Respiratory Mediciney cuyo autor principal es Theo Vos, profesor en la Universidad de Washington, Seattle, Estados Unidos.